Reciclaje de vehículos y medio ambiente

Desguaces Santander tiene una estricta política de medioambiental vinculada a la normativa legal vigente, por ello, sólo trabajamos por medio de Centros Autorizados de Tratamiento (C.A.T.V.) para los que el medio ambiente sea una prioridad. En ellos, los vehículos desguazados reciben siempre el tratamiento para vehículos fuera de uso (V.F.U.). Después de la recepción y registro de los mismos en el desguace, pasan a la zona de descontaminación.

Ésta dispone de un pavimento impermeable y sistema de recogida de derrames puesto que se extraerán combustibles, líquidos refrigerantes y limpiaparabrisas, aceites, líquidos de frenos y baterías así como filtros, gases del aire acondicionado, zapatas de freno con amianto, condensadores con PCB y otros componentes con Hg.

Los residuos peligrosos segregados quedarán almacenados en contenedores debidamente etiquetados y catalogados dentro de esta zona a la espera de ser recogidos por los gestores autorizados.

Una vez descontaminado así el vehículo, es llevado al área de despiece donde se desmontarán todos aquellos componentes del vehículo que puedan ser aprovechables. Los elementos no reutilizables, se gestionarán como residuos no peligrosos clasificándose según su naturaleza. Con esto, los desguaces han dejado de ser cementerios de coches y se han transformado en centros de reciclaje donde se reutiliza hasta el 95% de cada vehículo.

Los recambios recuperados de los vehículos desguazados serán limpiados y puestos a prueba para su posterior comercialización de manera que ustedes puedan recibir en su domicilio o taller las piezas que necesiten: motores, juntas de culata, cajas de cambio, compresores, bombas eléctricas o de inyección, turbos…

Para conocer más detalles sobre la venta de repuestos de segunda mano, accedan a la sección que hemos habilitado para tal fin desde el menú superior o haciendo clic aquí.